“Invernaderos, transgénicos y robótica serían la solución al hambre en el mundo”

Clara Grima

Clara Grima, doctora en Matemáticas y profesora de la Universidad de Sevilla, que participó como ponente en el congreso online Inversolar, describe en esta entrevista la relación que tienen las matemáticas y la agricultura.

¿Qué tienen que ver las matemáticas con la agricultura?

Tienen que ver muchísimas cosas. Están juntas desde el principio de los tiempos. Los agricultores utilizan mucho las matemáticas porque tiene que medir la cantidad de abono, las hectáreas, los kilos…todo con cantidad de volúmenes y ahí están las matemáticas. Pero también han estado ligadas a la agricultura en el diseño de experimentos donde se emplean modelos matemáticos para por ejemplo la mejora vegetal o el estudio de plagas. También están los problemas relacionados con la optimización, cómo optimizar en función de experimentos que ya hemos hecho para conseguir el mayor rendimiento de un cultivo minimizando el coste.

Además, en el transporte de los productos y en la distribución también intervienen las matemáticas. Hablamos de productos perecederos y precisan de una buena logística del transporte y eso son matemáticas. El éxito de Amazon son los algoritmos de logística que tiene.

Ante el problema del hambre en el mundo, ¿la solución matemática podrían ser los invernaderos solares? (producen más cantidad, utilizando menos superficie de tierra y optimizando al máximo los recursos).

La FAO nos está avisando de la superpoblación en la tierra y puede llegar un momento que no haya alimentos para todos, además todo esto en un escenario marcado por un cambio climático que ha variado las condiciones del entorno para los cultivos.

La solución pasa por la creación de invernaderos, el uso de la ingeniería genética con los transgénicos y por la robótica. En los invernaderos podemos mantener unas condiciones óptimas de clima optimizando además el riego y el agua que es un bien escaso. Mediante los transgénicos obtenemos en menos terreno más producción controlada porque los transgénicos están muy controlados genéticamente hablando.

Con la robótica, si no pudiéramos ir a trabajar por la pandemia o las condiciones climáticas en el invernadero fuera muy duras se podrían utilizar robots, que no solo recogen la cosecha, sino que tiene algoritmos de inteligencia artificial que nos permitirán acumular datos para optimizar la producción de alimentos.

En relación con este tema, le planteo otro problema matemático ¿Cuántos invernaderos harían falta para resolver el problema de la alimentación en el mundo?, ¿es posible aplicar una fórmula matemática para calcular esto?

Nunca me habían planteado este problema. Es lo que los científicos llamamos un problema de Fermi: intentar calcular algo a partir de datos que no se tienen completamente. En este caso habría que ver cuánta gente hay en el mundo, cual es la cantidad media de alimentos que necesita una persona para estar alimentada en unas condiciones sanas y ver la producción de los invernaderos. La respuesta sería muchísimos porque vamos a ser muchos en nuestro planeta y tenemos un clima del que no nos podemos fiar.

¿Cómo pueden las matemáticas mejorar la agricultura?

Las matemáticas son una de las herramientas más poderosas que hay en el mundo para casi todo y no estoy exagerando, en cualquier terreno se aplican y en la agricultura por supuesto que también.

Redaccion AenVerde
Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta