Internet de las cosas y big data para la gestión eficiente del agua

Agualytics
La tecnología de Agualytics, una de las startups incubadas en Cajamar Innova, facilita la gestión eficiente del riego de más de 5.000 hectáreas de la horticultura intensiva almeriense.

Si, como advierte Naciones Unidas, en 2050 la población mundial alcanza los 9.600 millones de personas, “se podría necesitar el equivalente a casi tres planetas para proporcionar los recursos naturales necesarios para mantener los estilos de vida actuales”. 

Ante esta situación, “asegurar la sostenibilidad de los sistemas de producción de alimentos y aplicar prácticas agrícolas resilientes que aumenten la productividad y la producción” se convierte en uno de los objetivos clave marcados por la Agenda 2030 de la ONU en el marco del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) para poner fin al hambre.

Esto pone especial presión sobre el sector agrícola, que debe asumir el desafío de hacer frente a la producción de alimentos para una mayor cantidad de población al tiempo que reduce la cantidad de agua empleada. 

En la actualidad, el 70 % del agua que se extrae en el mundo se destina a la actividad agrícola, pero el Banco Mundial estima que los factores climáticos y ambientales, el uso insostenible y la gestión deficiente derivarán en escasez y degradación de la calidad de los recursos hídricos, lo que resultará en una feroz competencia por los mismos. 

Para superar este reto, resulta imprescindible optimizar el uso del agua: el sector agrícola debe adaptarse y buscar soluciones eficientes que garanticen la producción de alimentos y la gestión sostenible de este bien finito.

Desarrollo tecnológico

En Agualytics consideran que, para lograr modelos sostenibles, resilientes y económicamente viables, es imprescindible poner la tecnología al servicio del agua; optimizar su consumo, calidad y gestión para que su uso en la agricultura pase a ser eficiente, responsable y sostenible. 

El desarrollo tecnológico, tal y como señala Naciones Unidas, resulta clave “para descubrir soluciones duraderas para los desafíos económicos y medioambientales, como el aumento de la eficiencia energética y de recursos”. 

Con la intención de afrontar con solvencia la gestión del agua en el panorama actual y futuro, trabajan por una solución global, escalable y competitiva, basada en el internet de las cosas y el big data, que nos permite realizar una trazabilidad del agua -rastrearla desde el aprovechamiento hasta su distribución-, y conocer, de manera sencilla e inmediata, de dónde procede (agua de bombeo, superficial, agua regenerada, agua desalada), la cantidad y la calidad de la que disponemos, localizar y prevenir averías mediante un análisis predictivo, y recoger los datos de una amplia variedad de parámetros (humedad del suelo, temperatura, déficit de valor de presión, etc.), mediante el uso de tensiómetros y sensores ambientales, que agilizan la toma de decisiones y hacen posible que la cantidad de agua por cada kilogramo de alimento que se produzca sea la mínima necesaria.

Gestión eficiente

Desde 2017, sus sistemas NetworkIrrigation y Pump se encargan de recopilar los datos recogidos y enviados por los sensores instalados en el punto monitorizado (una red de abastecimiento o explotación agrícola) de forma regular, y en cortos periodos de tiempo, a servidores en la nube donde se almacenan, procesan y analizan para mostrarlos de forma sencilla e intuitiva en cualquier dispositivo que disponga de un navegador web -smartphones, tablets, ordenadores…-, gracias a su sistema en la nube. 

Agualytics

En base a estos datos se generan predicciones, recomendaciones o alarmas. Además, se puede interactuar con estos equipos y realizar -o automatizar– diversas acciones y procesos en sus instalaciones, como, por ejemplo, activar un bombeo de forma remota, realizar un riego dependiendo de la humedad del suelo, abrir o cerrar una válvula motorizada, mezclar en un embalse aguas de distintas procedencias.

Un sistema a medida

Gracias a la versatilidad del sistema de recogida, análisis y predicción de datos de los equipos de Agualytics, diseñados íntegramente por la propia empresa, se aportan soluciones personalizadas y adaptadas a infinidad de clientes con muy diversas problemáticas. 

Agualytics está especializada en el sector agrícola, monitorizando estaciones de abastecimiento, de bombeo, saneamiento y depuración, redes de abastecimiento y sectorizaciones, canales de transporte y acopio de agua, sistemas de regadío y pozos, para agricultores, comunidades de regantes y ayuntamientos.

En el caso de las comunidades de regantes, es posible controlar en tiempo real no solo la calidad y la cantidad de agua que tienen en ese momento a disposición de los usuarios, sino la que necesitarán en un futuro, a partir de una estimación que se realiza mediante modelos predictivos. A su vez, esta gestión integral posibilita a los agricultores reducir la cantidad de agua empleada en sus cultivos y del resto de productos utilizados en la fertirrigación. 

Otras entidades –organismos públicos y administraciones– pueden llevar un registro del uso que hacen -o que harán- de los diferentes recursos hídricos que gestionan, como, por ejemplo, las extracciones de un acuífero o el uso de embalses, pantanos y canales. 

Otros usos significativos de nuestros sistemas son la monitorización de sectorizaciones, la optimización del riego, la prevención de averías en instalaciones de bombeo, canales de transporte, medios de acopio y la recuperación de acuíferos sobre explotados. 

Potente herramienta

A día de hoy Agualytics controla y monitoriza las redes de abastecimiento de agua que surten a más de 5.000 hectáreas de explotaciones agrícolas dedicadas a la agricultura intensiva en el Poniente almeriense; con más de 50 equipos instalados en explotaciones de este tipo para monitorizar valores relevantes para la fertirrigación, el ahorro de agua y la mejora en la producción. 

La_Aldeilla

Desde Agualytics, que actualmente participa el primer programa de incubación de Cajamar Innova, aspiran a ser una potente herramienta de apoyo para la toma de decisiones, gracias a la información que el sistema recopila y muestra. Porque el conocimiento, análisis y el acceso inmediato a los datos facilita la toma de decisiones y favorece una gestión eficiente, responsable y viable de los recursos e instalaciones. 

Ante los desafíos a los que se enfrenta el sector agrícola, el empleo del agua debe optimizarse y adaptarse. Es el momento de aunar conocimiento y tecnología para obtener a corto plazo un agua de calidad a un coste aceptable, y a largo plazo seguir disponiendo de agua en la agricultura. 

FUENTE: Plataforma Tierra.

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta