IDEAGRO asume el desarrollo científico del proyecto CIMA para la sostenibilidad agrícola

CIMA IDEAGRO 3

El proyecto CIMA, clúster para la innovación y la sostenibilidad agrícola, considera estratégica la colaboración entre empresas para catalizar cambios significativos. Su objetivo es facilitar el camino hacia «una agricultura que no solo sea capaz de alimentar a la población mundial, sino que también proteja y revitalice los ecosistemas de los que todos dependemos».

CIMA abarca más de 20.000 hectáreas dedicadas a cultivos de alto valor como olivar, almendro, pistacho, viña y cítricos. IDEAGRO se suma al clúster empresarial formado por Aggraria, Alboris La Mancha, Bodegas Matarromera, Castillo de Canena, Cortijo de la Reina, Elaia, Eurosemillas, Pago de La Jaraba, Trifolium, y liderado por Alltech Crop Science.

A través del análisis detallado de las necesidades y objetivos de cada proyecto individual junto a las empresas participantes y un seguimiento a detalle personalizado de los ensayos, IDEAGRO se ocupará de la dirección técnica del proyecto basándose en su conocimiento y experiencia, junto con el uso de las tecnologías más avanzadas en Microbiología Agrícola y Bioestimulantes, ofreciendo soluciones que mejoran la salud del suelo y maximizan el rendimiento de los cultivos.

Para IDEAGRO, este proyecto es una oportunidad única de implantar y poner en marcha todo lo ‘aprendido’ durante estos últimos años, aportando conocimiento y experiencia gracias a los más de 19.000 análisis realizados en cuanto a la actividad biológica en diferentes suelos y la interpretación rigurosa de los datos obtenidos, cuantificables y medibles para conseguir resultados reales, que puedan aportar valor y ser diferenciales para el éxito de CIMA”, afirmó Pedro Palazón, CEO de IDEAGRO.
Impacto y Futuro de la Colaboración

El apoyo y participación de IDEAGRO en el proyecto CIMA permitirá implementar una serie de estrategias enfocadas en la gestión sostenible de los recursos naturales, la protección de la biodiversidad, y la minimización del impacto ambiental. Esta colaboración ha sido fundamental para avanzar en la comprensión y mejora de la salud del suelo, lo que se refleja en la capacidad de los cultivos para adaptarse y prosperar en un contexto mundial de clima cambiante.

La primera reunión de CIMA, evento clave de esta nueva asociación, no solo sirvió para delinear las futuras líneas de acción, sino también para consolidar un compromiso común hacia una agricultura más resiliente y productiva. «Las más de 40 figuras clave de diversas empresas que asistieron a esta reunión reflejan el amplio apoyo y la dedicación hacia los objetivos de CIMA».

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta