Horticultura almeriense bajo invernadero: Garantía de seguridad alimentaria frente a productos de países terceros

equipo agronomía LABCOLOR

Desde el laboratorio LABCOLOR y desde la asociación COEXPHAL se pretende cada año destacar el buen trabajo realizado por la horticultura almeriense. En la actualidad, este apoyo es incluso mayor ante los recientes datos que ponen de manifiesto cómo en España está aumentando la importación de frutas y hortalizas frescas y disminuyendo la exportación. Según FEPEX, la exportación de frutas y hortalizas frescas retrocedió un 7,98% en volumen en el  primer semestre, con relación a 2022, y la importación ascendió un 14,09% en dicho periodo.

A eso sumamos que Turquía y Marruecos han aumentado las ventas de pimiento a la Unión Europea (UE) mientras descienden las de España y Países Bajos. Según Hortoinfo con datos de ICEX-Eurostat, las ventas españolas de pimiento en la UE cayeron un 22,62% en el primer semestre de 2023 con respecto al mismo periodo de cinco años antes (2019), mientras que las de Turquía aumentaron un 86,39% y las de Marruecos (segundo proveedor de pimiento a los Estados miembros de la UE) aumentaron un 20,84%.

Además de estas cifras, este verano se han dado dos casos consecutivos de alertas graves por presencia de metomilo en sandías procedentes de Marruecos. El metomilo, conocido por su nombre comercial ‘Lannate’, tiene cancelado el Registro Fitosanitario en España desde 2019. A día de hoy, es impensable encontrar residuos de esta materia activa en cualquier hortícola del campo español. Sin embargo, parece que es usada con asiduidad en terceros países. Es muy importante recordar a los consumidores que el metomilo es un producto altamente tóxico para los seres humanos y también para los animales.

hortalizas

Es inevitable hablar de las famosas cláusulas espejo, es decir, que la misma regulación que nos obligan a cumplir a nosotros tiene que exigirse a los países de fuera de la UE que quieran vender aquí sus productos. Por este lado, la horticultura almeriense no tiene nada que temer como así lo demuestra el presente estudio elaborado por Labcolor donde se evalúan los residuos de plaguicidas encontrados en más de 41.000 análisis.

Labcolor analizó en la pasada campaña 2022/2023 un total de 81.060 muestras, de las cuales 41.845 muestras correspondían a análisis de Residuos de Plaguicidas y Contaminantes, y el resto se correspondían a análisis microbiológicos, fitopatológicos y agronómicos.

Con respecto a la anterior campaña 2021/2022, los análisis de Residuos de Plaguicidas y Contaminantes se han incrementado un 21,75% en el laboratorio.

El presente estudio se ha centrado en los principales cultivos de la provincia de Almería: pimiento, tomate, pepino, calabacín, sandia, melón y berenjena. Se ha determinado el porcentaje de muestras analizadas que contienen residuos, el porcentaje de muestras que superan los niveles de LMRs, el porcentaje de muestras que superan el 50% de los niveles de LMRs, así como los 10 residuos de plaguicidas mayormente encontrados en cada cultivo.

Si analizamos cada uno de los cultivos de forma individual tenemos los siguientes datos:

Pimiento: de un total de 7.335 muestras analizadas, 3.959 muestras no contenían residuos de plaguicidas por encima de límite de cuantificación 0,01 mg/kg, y 3.376 muestras (el 46,0%) si contenían residuos de plaguicidas. Solo el 0,90% de los plaguicidas encontrados superaban niveles de LMR, y un 1,90% superaba el 50% del valor del LMR. Entre los plaguicidas más comunes encontramos el Fluopyran (fungicida sistémico contra botritis y oidio), Espirotetramato (insecticida sistémico y por ingestión contra pulgones, mosca blanca, trips y acaro del bronceado), Difenoconazol (Fungicida de contacto y sistémico, con actividad preventiva, curativa y erradicante contra numerosos Ascomicetos, Basidiomicetos y Deuteromicetos) y Clorantraniliprol (insecticida eficaz por ingestión y contacto contra las orugas).

Pimiento

Pepino: de un total de 6.145 muestras analizadas, 3.120 muestras no contenían residuos de plaguicidas por encima de límite de cuantificación 0,01 mg/kg, y 3.025 muestras (el 49,2%) si contenían residuos de plaguicidas. Solo el 0,91% de los plaguicidas encontrados superaban niveles de LMR, y un 2,73% superaba el 50% del valor del LMR. Entre los plaguicidas más comunes encontramos el Propamocarb (fungicida sistémico contra el mildiu), Flonicamida (insecticida eficaz por ingestión y contacto contra pulgones), Acetamiprid (insecticida sistémico contra pulgones y mosca blanca), y Ciazofamida (fungicida sistémico de acción preventiva contra el mildiu).

Pepino

Tomate: de un total de 4.565 muestras analizadas, 2.521 muestras no contenían residuos de plaguicidas por encima de límite de cuantificación 0,01 mg/kg, y 2.044 muestras (el 44,8%) si contenían residuos de plaguicidas. Solo el 0,88% de los plaguicidas encontrados superaban niveles de LMR, y un 2,50% superaba el 50% del valor del LMR. Entre los plaguicidas más comunes encontramos el Espirotetramato (insecticida), Piriproxifen (insecticida eficaz por ingestión y contacto contra cochinilla y mosca blanca), Flonicamida (insecticida) y Fluopyran (fungicida).

Tomate

Calabacín: de un total de 3.459 muestras analizadas, 1.850 muestras no contenían residuos de plaguicidas por encima de límite de cuantificación 0,01 mg/kg, y 1.609 muestras (el 46,5%) si contenían residuos de plaguicidas. Solo el 0,64% de los plaguicidas encontrados superaban niveles de LMR, y un 1,82% superaba el 50% del valor del LMR. Entre los plaguicidas más comunes encontramos la Flonicamida (insecticida), el Acetamiprid (insecticida), Flupiridafurona (insecticida sistémico contra mosca blanca y pulgones) y Fluopyran (fungicida).

Calabacín

Sandía: de un total de 2.941 muestras analizadas, 1.220 muestras no contenían residuos de plaguicidas por encima de límite de cuantificación 0,01 mg/kg, y 1.721 muestras (el 58,5%) si contenían residuos de plaguicidas. Solo el 1,60% de los plaguicidas encontrados superaban niveles de LMR, y un 5,10% superaba el 50% del valor del LMR. Entre los plaguicidas más comunes encontramos la Flonicamida (insecticida), Flupiridafurona (insecticida), Clorantraniliprol (insecticida), Acetamiprid (insecticida) y Fluopyran (fungicida).

Sandía

Melón: de un total de 1.546 muestras analizadas, 523 muestras no contenían residuos de plaguicidas por encima de límite de cuantificación 0,01 mg/kg, y 1.023 muestras (el 66,2%) si contenían residuos de plaguicidas. Solo el 3,36% de los plaguicidas encontrados superaban niveles de LMR, y un 6,40% superaba el 50% del valor del LMR. Entre los plaguicidas más comunes encontramos la Flonicamida (insecticida), el Propamocarb (fungicida), Fluopyran (fungicida) y Acetamiprid (insecticida).

Melón

Berenjena: de un total de 1.349 muestras analizadas, 792 muestras no contenían residuos de plaguicidas por encima de límite de cuantificación 0,01 mg/kg, y 557 muestras (el 41,3%) si contenían residuos de plaguicidas. Solo el 0,89% de los plaguicidas encontrados superaban niveles de LMR, y un 2,97% superaba el 50% del valor del LMR. Entre los plaguicidas más comunes encontramos el Acetamiprid (insecticida), Fluopyran (fungicida), Flupiridafurona y Espirotetramato (insecticidas).

Berenjena

Conclusiones

Del análisis de esta tabla se puede llegar a la conclusión de que los cultivos de berenjena y tomate son los que menor cantidad de residuos de plaguicidas tienen, en torno a un 41-45% de las muestras analizadas, mientras que los cultivos de sandía y melón son los que mayor cantidad de residuos de plaguicidas tiene, en torno a un 58-66%.

Por otro lado, el cultivo de calabacín es el que presenta un menor número de superaciones de LMR, solo un 0,64% de las muestras analizadas, y en contraposición el cultivo de melón es el que presenta un mayor número de superaciones de LMR, en torno a un 3,36% de las muestras analizadas.

Gráfica residuos plaguicidas 2023

Con respecto al estudio de la anterior campaña 2021/2022, la sandía ha duplicado el porcentaje de muestras que superan el LMR y el 50% del LMR. Esto ha sido debido a la fuerte incidencia de la plaga de pulgón en esta pasada primavera lo que ha provocado un mayor uso del insecticida Flonicamida (TEPPEKI), una de las pocas herramientas fitosanitarias eficientes contra dicha plaga.

En el caso del melón, este cultivo cuenta con el valor más alto de superaciones de LMRs debido también al mayor uso de la Flonicamida contra el temido pulgón, y también a la detección de Flupiradifurona (SIVANTO) para el control de la mosca blanca y el pulgón, el cual está permitido en la mayoría de las hortícolas (pimiento, tomate, sandia, berenjena, calabacín, pepino, etc.) a excepción del melón. Indicar que la Flupiradifurona es un compuesto persistente en el suelo, su DT50 o tiempo que tarda en degradarse el 50% del producto es de 130 días. En este sentido, el cultivo de melón es un cultivo de primavera que se planta entre los meses de febrero y marzo justo después de los cultivos de otoño (pimiento, tomate, berenjena, pepino, calabacín, etc.). Por tanto, es de esperar que si la Flupiradifurona es persistente en suelo (DT50 de más de 3 meses) esta se haya acumulado en gran parte en el suelo tras los cultivos de otoño donde si está permitida. Parte de la Fluoiradifurona retenida en el suelo pasa al melón cultivado en primavera el cual es un cultivo de ciclo corto que no dura más de 3 meses. Por otro lado, resaltar las incongruencias que a veces ofrece la legislación, ya la Flupiradiforona está permitida en cucurbitáceas de piel comestible con un LMR bastante alto (0,600 mg/kg) y sin embargo no está permitida en cucurbitáceas de piel no comestible con un LMR de 0,010 mg/kg.

Si analizamos los datos en global, de un total de 27.340 muestras analizadas, 13.985 muestras no contenían residuos de plaguicidas por encima de límite de cuantificación 0,01 mg/kg, y 13.355 muestras (el 48,8%) si contenían residuos de plaguicidas. Solo el 1,08% de los plaguicidas encontrados superaban niveles de LMR, y un 2,83% superaba el 50% del valor del LMR.

El 26 de abril de 2023 la EFSA (European Food Safety Authority) publicó su estudio anual sobre residuos de plaguicidas encontrados en alimentos en la UE durante el 2021 (The 2021 European Union report on pesticide residues in food) https://www.efsa.europa.eu/en/efsajournal/pub/7939.

En este estudio de la EFSA, de un total de 87.863 muestras analizadas en la UE, el 3,9% excedieron los valores de LMR, el cual es un valor casi cuatro veces superior al obtenido en el estudio realizado por Labcolor donde solo un 1,08% de las hortalizas de Almería superan los niveles de LMRs.

Por tanto, un año más, se vuelve a poner de manifiesto que el nivel de seguridad alimentaria de las frutas y hortalizas de Almería es superior al del resto de la UE.

Es un hecho que en la agricultura bajo plástico de Almería las cosas se hacen bien. Teniendo en cuenta esto, y lo mencionado al inicio -aumento de importaciones de países terceros y las alertas sanitarias de sus productos- sería bueno copiar ideas de países vecinos como Francia, como la propuesta de un plan de soberanía para el sector hortofrutícola para frenar las importaciones de las frutas y hortalizas que producimos en nuestro país con un alto nivel de seguridad alimentaria como demuestra este estudio.

Francisco Garrido

Director de Labcolor

Sin comentarios

Deja una respuesta