El sector agroalimentario, esencial en la crisis del Covid-19

Es una de las conclusiones extraídas del encuentro digital Agroalimentación y distribución, esenciales en la crisis, claves en la recuperación, organizado por Thinking Heads el pasado miércoles, moderada por Edelmira Barreira, directora de Consultoría y que contó con la participación de algunos de los representantes de las principales asociaciones y agrupaciones del sector agroalimentario, quienes resaltaron la excelente respuesta y papel esencial de toda la cadena agroalimentaria para mantener el abastecimiento de la población española y europea.

Agustín Herrero, director general de Cooperativas Agroalimentarias, manifestó que lo ocurrido con el coronavirus ha puesto de manifiesto “que somos un sector esencial”. Sin embargo, para el representante de Cooperativas no hay que olvidar que ha habido sectores que han sufrido como el de flores y plantas,  caprino y ovino, o el vitivinícola o el aceite de oliva ya arrastraba problemas.  Para Herrero, “el sector agroalimentario no se va a recuperar de inmediato ya que estaba y está dañado”.

José María Pozancos, director de la FEPEX, defendió que la aportación del sector al fuerte incremento de la demanda es admirable. FEPEX es una organización sectorial que integra a 31 asociaciones de ámbito provincial, autonómico o nacional, que a su vez están constituidas por más de 1800 empresas agrarias y comerciales, enmarcadas en estas ramas de actividad, con funciones de representación e interlocución a todos los niveles. Para Pozancos: “La gran asignatura pendiente es la competitividad y lamentablemente ha sido una de las consecuencias más directas de la COVID-19”.

Pozancos expuso que durante la crisis sanitaria el sector productor y exportador de frutas y hortalizas frescas mantuvo plenamente la actividad, productiva y comercializadora, al ser un sector esencial para garantizar el abastecimiento de la población, adaptándose a la excepcionalidad de la situación que supuso cambios importantes.

Según el representante de FEPEX, en el ámbito de la oferta requirió asumir las nuevas exigencias de seguridad fijadas por las autoridades sanitarias para todos los centros de trabajo, y en el ámbito de la demanda, ha supuesto responder a un incremento en la mayoría de los productos. Tras la finalización del Estado de alarma, pero no de la crisis sanitaria, el sector debe seguir asumiendo ese incremento de costes ligado a las exigencias de seguridad, lo que influirá en los resultados de las empresas.

Por otro lado, siguen vigentes los retos que la producción y exportación de frutas y hortalizas tenía antes de la pandemia, especialmente la mejora de la competitividad o la apertura de nuevos mercados “y en un escenario más complejo, con la incertidumbre que hay sobre el Brexit y el reto de la estrategia europea De la granja a la mesa, “muy voluntarista, pero poco realista con sus objetivos”.

Verónica Puente, directora de Internacionalización de la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), recalcó cómo impactan directamente otros sectores como el turismo y la hostelería, que supone el 30% de sus ventas, y se mostró esperanzada respecto al futuro: “Esperamos en 2021 volver a la normalidad gracias a un plan de ámbito económico y fiscal que ayudará a implantar soluciones en alimentación-gastronomía y turismo”. Desde FIAB han estimado que después de 6 años creando empleo, por primera vez podrían perder entre 4000 y 11.000 empleos directos, estimado el cierre de unas 800 pymes.

También participó Felipe Medina, secretario general técnico de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (ASEDAS), vaticinó que vamos a afrontar una crisis de consumo y resultará fundamental no hacer experimentos con la fiscalidad de los alimentos. Para Medina, “la recuperación ha de ser verde y digital” y añadió que “el valor de la proximidad lo veníamos defendiendo desde hace mucho tiempo. Más de 23.000 puntos de venta en España han garantizado la distribución que convierte al sector en competitivo”.

El debate contó además, con la aportación de la visión transversal del sector financiero, como herramienta para la inversión y dinamización del sector. Ricardo García, director de Negocios de Caja Mar piensa que “Ya nadie duda de que el sector agroalimentario es estratégico para la recuperación” y comentó que: “Lo que tenemos que asumir es que esto es una crisis sanitaria que ya ha derivado en una crisis económica y que esperemos que no derive en una crisis financiera”.

El debate completo puede verse en el siguiente video:

 

Redaccion AenVerde
Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta