El consumo post-COVID estará marcado por una alimentación saludable y de proximidad

Marta Munné, Consultora de ShopperView de AECOC, analiza el comportamiento del consumidor en estos meses marcados por la crisis sanitaria

– ¿Cómo ha cambiado el comportamiento del consumidor de productos agroalimentarios durante los meses de confinamiento?

Los grandes cambios que se han producido en el comportamiento del consumidor debido al confinamiento han ido en dos direcciones: la reducción de los actos de compra y el incremento del ticket medio. Dos cuestiones producidas por la necesidad de limitar los desplazamientos y, en consecuencia, aumentar el volumen de compra.

Entrando en detalle, el factor precio ha sido el gran determinante en el comportamiento del consumidor. El 36,6% de los ciudadanos ya perciben un impacto negativo en su economía, y el 41,6% cree que su situación empeorará a largo plazo. Esto ha propiciado que los consumidores se hayan abierto a probar otros productos y marcas y hayan recurrido a la compra de productos básicos.

El cierre de la hostelería también ha conllevado un crecimiento de los productos para cocinar en casa.

El COVID-19 ha sido un acelerador del proceso de transformación digital y el canal online va a ser mucho más relevante

Y otro elemento que no podemos dejar de citar es el crecimiento del canal online. La propia necesidad de limitar los desplazamientos ha hecho que muchas personas prueben por primera vez la compra online en gran consumo. Hay que tener presente que, antes del confinamiento, este canal era preferente tan solo para el 3% de los consumidores, por lo que esta crisis sanitaria ha supuesto el primer contacto de muchos ciudadanos con el e-commerce para alimentación. Su grado de satisfacción con la experiencia marcará la consolidación del canal en el futuro próximo.

2.- ¿Qué debemos esperar en este sentido de los consumidores durante la etapa post- COVID?

De nuevo, la economía será el gran condicionante del consumidor post-COVID. Más de la mitad de los consumidores prevé que la economía de sus hogares empeorará tras el confinamiento, por lo que la contención presupuestaria seguirá siendo una realidad.

Los efectos más inmediatos que tendrá esto en la cesta de la compra será el crecimiento de los productos de alimentación básicos y de las Marcas de Distribuidor (MDD).

El consumo post-COVID también estará marcado por un incremento de las opciones de alimentación saludable, que refuercen el sistema inmunitario, y de proximidad.

Del mismo modo, crecerán los productos para cocinar en casa, por el simple hecho de que se mantendrá la prudencia a la hora de salir del hogar.

Esta misma prudencia, sumada a la primera experiencia que muchos han tenido durante el confinamiento, permitirá un crecimiento del online, aunque tendremos que ver en qué grado.

Por último, es de esperar que drivers de comprar relevantes hasta la fecha, como la innovación y la sostenibilidad, vuelvan a ser importantes una vez pasado el confinamiento.

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta