¿Cómo saben los primeros pimientos espaciales?

astronautas

El pasado mes de octubre los astronautas de la Estación Espacial Internacional añadieron un nuevo ingrediente a sus tacos mexicanos cuando cosecharon los primeros pimientos cultivados en el espacio, frutos del experimento Adavanced Plant Habitat (APH).

Dicho ensayo comenzó con el cultivo una variedad híbrida llamada Pimiento NuMex ‘Española Mejorada’, un híbrido desarrollado por la Universidad Estatal de Nuevo México que combina el pimiento ‘Hatch Sandia’ y el tradicional pimiento ‘Española’ del norte de Nuevo México, y que los investigadores seleccionaron porque los pimientos son una excelente fuente de vitamina C y se desempeñaron mejor en las pruebas en el suelo en la APH.

El astronauta de la NASA y el ingeniero de vuelo de la Expedición 65 Mark Vande Hei se prepara para el procedimiento de eliminación de escombros de rutina para los chiles que crecen en el Advanced Plant Habitat.
El astronauta de la NASA y el ingeniero de vuelo de la Expedición 65 Mark Vande Hei se prepara para el procedimiento de eliminación de escombros de rutina para los chiles que crecen en el Advanced Plant Habitat. FOTO: NASA.

En comparación con la decena de cultivos espaciales anteriores que los astronautas de la NASA han cultivado y comido a bordo de la estación, el cultivo de pimientos ha sido uno de los experimentos más desafiantes. 

Los pimientos tienen tiempos de crecimiento más prolongados y, a diferencia de los rábanos o las verduras de hoja verde, requieren polinización antes de que se desarrollen los frutos. 

Para superar esos desafíos, los investigadores de plantas en el terreno utilizaron los más de 180 sensores y controles para monitorear de cerca el cultivo y controlar con precisión el ambiente para condiciones óptimas de crecimiento. Esos investigadores también contaron con la ayuda de astronautas dispuestos a echar una mano .

La búsqueda del cultivo óptimo desde 2015

Desde 2015, los astronautas han cultivado y comido 11 cultivos diferentes en la estación espacial mientras buscan formas de abordarlos  y cómo complementar sus dietas con alimentos frescos.

La astronauta de la NASA y la ingeniera de vuelo de la Expedición 66, Megan McArthur, se ve con un taco hecho con carne de fajita, tomates y alcachofas rehidratados y chiles.
La astronauta de la NASA y la ingeniera de vuelo de la Expedición 66, Megan McArthur, se ve con un taco hecho con carne de fajita, tomates y alcachofas rehidratados y chiles. FOTO: NASA.

Otro beneficio de cultivar sus propios cultivos es agregar variedad a las comidas para que los astronautas no se cansen de comer repetidamente los mismos alimentos. 

Los investigadores también están examinando los beneficios psicológicos de ver, oler, y el cuidado de las plantas en entornos aislados y de circuito cerrado.

FUENTE: NASA

 

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta