‘Climate Farm Demo’ para fomentar una horticultura climáticamente inteligente

La Asociación de Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas de Almería, COEXPHAL, junto a su Cátedra en la UAL, ha puesto en marcha el proyecto europeo Climate Farm Demo (2022-2029), donde, a través de actividades demostrativas en campo, ayudará a grupos de técnicos y agricultores a adoptar técnicas para mejorar la resiliencia de los cultivos de invernadero frente al cambio climático. Estas técnicas estarán enfocadas, sobre todo, en la mejora de la fertilidad de los suelos.

La agricultura y el cambio climático

En los últimos años, estamos observando (y sufriendo) los efectos producidos por el cambio climático en la agricultura, como el aumento de eventos extremos de temperatura (como por ejemplo las olas de calor), y en general, modificaciones en los fenómenos climáticos como lluvias o viento con sucesos atípicos para una determinada estación del año. Estos cambios drásticos en los patrones de clima pueden producir estrés fisiológico en los cultivos y mermas en la producción.

Además, estas dispares condiciones climáticas están provocando cambios importantes a nivel fitosanitario, como por ejemplo la persistencia casi continua a lo largo del año de varias plagas y enfermedades, que unida al propio estrés fisiológico del cultivo, puede provocar un efecto dañino extra.

En consecuencia, la combinación de estos efectos obliga al agricultor a aumentar el gasto para paliar los posibles daños y mantener la calidad y productividad del cultivo. Lamentablemente, el precio de los insumos agrícolas como plaguicidas y fertilizantes se ha incrementado de forma substancial en los últimos meses, haciendo que los costes de producción, y por tanto el esfuerzo económico de los productores, se incremente aún más.

Los interesados en participar pueden contactar con los organizadores del proyecto escribiendo a ecrisol@coexphal.es

La agricultura es extremadamente vulnerable al cambio climático, pero paradójicamente, también contribuye significativamente a provocarlo, con estimaciones de entre un 19 y un 29% del total de emisiones de gases de efecto invernadero producidas a nivel mundial. Es por tanto necesario un cambio de paradigma en el modelo productivo para restaurar el equilibrio entre la productividad agrícola y su impacto medioambiental, medible por medio de la huella de carbono. Desde la Unión Europea, la agenda del Pacto Verde, así como las leyes climáticas europeas, apuntan hacia el objetivo de conseguir la neutralidad climática de la actividad agrícola en 2050.

La Agricultura Climáticamente Inteligente (ACI) y los suelos

La agricultura climáticamente inteligente (ACI) es un enfoque integrado sobre el manejo agrícola cuyo objetivo es triple: mejorar la resiliencia de los cultivos frente a los impactos derivados del cambio climático, por medio de técnicas de manejo que permitan incrementar la rentabilidad, a la par que reducir la huella de carbono.

Uno de los enfoques principales de la ACI está en el cuidado del suelo, punto de unión entre la producción de los cultivos y el cuidado de los entornos naturales. Los suelos suministran los nutrientes esenciales, el agua, el oxígeno y el soporte físico a las raíces de nuestros cultivos. Sin embargo, el suelo además puede actuar como un ente vivo que interactúa con las raíces y protege a las plantas.

Picadora martillos

Un suelo saludable constituye un ecosistema dinámico, repleto de organismos microscópicos y macroscópicos que realizan numerosas funciones vitales, incluidas: la conversión de materia muerta y en descomposición en nutrientes disponibles para las plantas; el control de enfermedades y plagas; la capacidad para retener agua y nutrientes en el suelo y, en última instancia, la mejora fisiológica y producción de cultivos. Además de todo lo anterior, un suelo saludable también contribuye a mitigar el cambio climático al actuar como sumidero de carbono.

El proyecto Climate Farm Demo

Desde Almería, COEXPHAL, junto a su Cátedra en la UAL, inicia el proyecto ‘Climate Farm Demo’, un proyecto europeo que persigue fomentar la adopción de técnicas provenientes de la ACI a través de la transferencia de experiencias entre grupos de agricultores y técnicos en campo. El proyecto, que se inició en octubre de este año, durará 7 años, y cuenta con 80 entidades asociadas en 28 países de la UE.

Las innovaciones técnicas cubren una amplia gama de áreas temáticas se demostrarán a la comunidad agrícola en general a través de seis campañas de demostración anuales (4.500 eventos de demostración) que respaldarán el aprendizaje interactivo entre agricultores y técnicos.

En Almería, el enfoque se situará principalmente en técnicas enfocadas a mejorar la fertilidad del suelo, y la reducción del uso de insumos químicos (fertilizantes y biocidas) en pro de enmiendas y fertilizantes orgánicos, así como técnicas sostenibles como la biosolarización y la biofumigación, entre otras.

A lo largo del proyecto, se estudiarán técnicas de ACI innovadoras en 10 Living Labs repartidos por toda Europa y se compartirán y escalarán las lecciones aprendidas. Así mismo, se identificará, propondrá y demostrará a los participantes del proyecto un conjunto de mecanismos de recompensa por la reducción de emisiones, incentivando así la adopción de soluciones ligadas a la ACI, y garantizando modelos de agronegocio sostenibles.

El proyecto ‘Climate Farm Demo’ a European-wide Network of Pilot Farmers Implementing and Demonstrating Climate Smart Solutions for a Carbon Neutral Europe (ID 101060212) recibe financiamiento de la Unión Europea a través del programa Horizonte Europa (HORIZON-CL6-2021-CLIMATE-01).

Eduardo Crisol

Doctor Ingeniero Agrícola. Dpto.Técnicas de Producción de COEXPHAL

Sin comentarios

Deja una respuesta