Cajamar se suma a un nuevo consorcio internacional de investigación del control de plagas

Control biológico una de las herramientas del control integrado de plagas

Los investigadores y técnicos de los centros experimentales de Cajamar participan activamente desde principios de 2020 en el consorcio formado por empresas e instituciones de investigación agronómica de 14 países europeos que están desarrollando la iniciativa SMARTPROTECT (‘Metodologías avanzadas y tecnologías para la protección de cultivos hortícolas’), cuyo objetivo es la aplicación práctica de los últimos desarrollos científico-técnicos aplicados a la gestión de plagas en el sector.

smart protect

El proyecto, que tiene una duración prevista de 3 años, aborda el reto de estimular el flujo de conocimiento relacionado con el potencial innovador de metodologías y tecnologías avanzadas, la agricultura de precisión y minería de datos, así como soluciones inteligentes como parte del manejo integrado de plagas en la producción de hortalizas. El objetivo final es proveer a los agricultores materiales fácilmente accesibles y comprensibles teniendo en cuenta los marcos regulatorios y la realidad socioeconómica y cultural de cada país, tendiendo así puentes entre el conocimiento en las distintas regiones de Europa.

A pesar de los años de experiencia acumulada en la implementación de la GIP en agriculturas de vanguardia como la española o la holandesa, en este mismo periodo se ha puesto de manifiesto que su desarrollo requiere de conocimientos y tecnologías muy sofisticadas, y que no está exento de dificultades prácticas y riesgos derivados de una mala praxis para empresas y agricultores.

Control biológico una de las herramientas del control integrado de plagas
Foto: Jan van der Blom.

Teoría y práctica

La intención de las empresas tecnológicos y los centros de investigación participantes en SMARTPROTEC es superar la brecha actualmente existente entre el campo de la investigación agronómica más avanzada y su gestión práctica en las diferentes agriculturas europeas, estableciendo un nodo de innovación formal donde poner en común experiencias, conocimientos, tecnologías y pautas adecuadas de manejo de cultivos y gestión de plagas, tanto en invernaderos como en explotaciones al aire libre.

La gestión integrada de plagas (GIP) es uno de los pilares fundamentales de la estrategia europea para una agricultura sostenible, eficiente y competitiva, a partir de la combinación racional de la utilización intensiva de tecnologías digitales y técnicas respetuosas con el medioambiente como el control biológico, la innovación en el manejo de cultivos y el uso esporádico y localizado de los plaguicidas autorizados.

Redaccion AenVerde
Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta