Biosabor aplica la economía circular en su producción hortofrutícola

Desde su formación en 2008, Biosabor ha buscado fórmulas de producción sostenible incluida la gestión del desperdicio alimentario. En sus 300 hectáreas de producción se cultivan 30.000 toneladas de hortalizas ecológicas que generan unas 12.000 toneladas de residuos vegetales que se reaprovechan para el cultivo y o bien van al destalle.

Biosabor

Dicho material pasa a la planta de compostaje en la que se crea el humus de lombriz, y regresa de esa forma a los campos de producción para cubrir hasta el 30% de las necesidades vegetales del suelo.

La estrategia de aprovechamiento alimentario tiene más derivadas. El 85% de las 30.000 toneladas de producto de Biosabor se venden a las principales cadenas europeas de fabricantes y distribuidores, mientras que el 3,5% van a la industria, el 3% se dona a comedores sociales y el 1,5% sirve para consumo animal. Pero el apartado que ha hecho destacar el trabajo contra el desperdicio de la compañía es el 7% que destinan a la creación de productos de V Gama.

Desde 2012, Biosabor se ha especializado en la producción de gazpachos, salmorejos y sopas de temporada, que se crean a partir de productos frescos, pero con defectos estéticos o de calibre que no permiten su venta en los grandes distribuidores.

Además esta conversión en productos envasados está sirviendo de base para el proyecto de investigación que la empresa inició en 2015, con la creación de su departamento de I+D+i en Nutrición y Salud, en el que están realizando estudios in-vitro y ensayos clínicos.

Biosabor forma parte de la inciativa “La Alimentación no tiene desperdicio”, liderada por AECOC.

Redaccion AenVerde
Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta