Agricultura regenerativa para un suelo más saludable

Suelos de viña IRTA

En todo el mundo agrícola, el suelo es el sustrato primario que alimenta cultivos y pastos. Pero, con un manejo adecuado, la agricultura también puede devolver a la tierra la fertilidad de la que se nutre y combatir, de paso, el cambio climático.

Es el propósito de la agricultura regenerativa: recuperar la salud del suelo, tanto en términos de estructura física como de biodiversidad y composición química, por medio de procesos ecológicos.

Las recetas de esa interacción varían en cada contexto. En Cataluña, el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA), con la participación del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF) y la Universidad de Lleida (UdL), ha lanzado este año AgriRegenCat y AgriCarboniCat.

Son dos proyectos complementarios con una línea de investigación común: identificar las mejores prácticas agrícolas para incrementar los servicios ecosistémicos del suelo en distintos cultivos y condiciones climáticas y agrícolas de Cataluña. «Con proyectos como estos, ponemos el foco en el suelo, uno de los grandes olvidados hasta ahora», destaca el director general del IRTA, Josep Usall. Es una toma de conciencia de lo que se está haciendo bien en el campo, con técnicas como reducir el trabajo del suelo, la buena gestión de la poda o la fertilización orgánica. «Apenas se ha cuantificado su impacto en los agroecosistemas», apunta Georgina Alins, investigadora del IRTA y coordinadora de AgriRegenCat.

Transversalidad con una red de fincas de los principales cultivos, como trigo, arroz, manzano, viña, huerta y pastos.

En cada cultivo se aplicarán diferentes técnicas y se evaluará su viabilidad ambiental, agronómica y económica usando la práctica totalidad de los recursos humanos y técnicos del IRTA.

El proyecto que coordina Martínez-Eixarch monitorizará los efectos sobre el secuestro de carbono, mientras que AgriRegenCat se centrará en aspectos como la fertilidad y la biodiversidad del suelo y su capacidad para resistir eventos climáticos extremos.

Hongos y cubiertas

Las cubiertas vegetales, por ejemplo, se analizarán en varios cultivos, comparándolas con las prácticas estándares. Otros, en cambio, son más particulares: es el caso de la inoculación de hongos en suelos hortícolas o las técnicas de bioeconomía circular con compost de estiércol de vacuno, en cultivos extensivos.
 
De acuerdo con Javier Retana, investigador del CREAF y uno de los participantes del proyecto, «esta colaboración entre el IRTA y el CREAF es una oportunidad de consolidar diversas técnicas de agricultura regenerativa en el territorio catalán». Este conjunto de métodos, a menudo ausentes en la agricultura intensiva, se convierten en clave para proteger los suelos.

El exceso en el uso de fitosanitarios o de laboreo compromete su biodiversidad (subterránea y en superficie) y, por tanto, la fertilidad natural. Sin embargo, los beneficios de la agricultura regenerativa van más allá de la productividad de la tierra.

Un suelo con buena estructura resiste más la erosión y contribuye a retener más agua, dos servicios esenciales para los ecosistemas. Por el contrario, la falta de materia orgánica le hace más vulnerable: «en la cuenca mediterránea, las lluvias torrenciales erosionan los suelos más desnudos. Se pierden toneladas por hectárea y año. Si desaparece, nuestros nietos no volverán a recuperarlo, no es renovable a escala humana», advierte Alins.

Enterrar el carbono

Un elemento central en la ecuación de la sostenibilidad de la agricultura es el carbono. Absorbido de la atmósfera en la fotosíntesis, el carbono entra en el suelo cuando las plantas mueren y es liberado por los organismos descomponedores. El manejo agrícola puede intervenir en ese ciclo.

suelos frutales

Es el caso de prácticas estudiadas en AgriCarboniCat: «Queremos aumentar la cantidad de carbono en el suelo, sea difícil de descomponerse y quede bajo tierra, y que esto se produzca tanto por su naturaleza química como por la diversidad de microorganismos. En relación con los microorganismos, cuanto más tengan que competir entre ellos, más lenta será la degradación de la materia orgánica», señala Maite Martínez-Eixarch.

Precisamente, el proyecto del IRTA también quiere generar un nuevo conocimiento sobre los procesos de interacción entre cultivos, microbioma y suelo. Por eso, se hará una campaña de muestreos y análisis cualitativos. «Queremos saber qué organismos están involucrados en la dinámica de carbono en las diferentes condiciones agrícolas en Catalunya», explica la científica.

Los cambios en los niveles de carbono son procesos muy lentos. Para captarlos mejor, AgriCarboniCat utilizará los datos recopilados sobre el terreno a fin de crear indicadores y testar modelos predictivos. Partiendo de los históricos disponibles, y en base a variables físicas (como el fraccionamiento de los agregados del suelo) o biológicas (diversidad microbiana y fúngica), podría medirse la evolución del carbono.

Además, el proyecto propone integrarlo en el cálculo de la huella de carbono y el análisis de ciclo de vida de productos alimenticios. No es una ponderación inútil: pese a su duración, la retención y estabilización de carbono bajo los campos de cultivo es capital para descargar la atmósfera.

De hecho, se estima que el secuestro neto de carbono en suelo agrícola podría compensar el 4% de las emisiones anuales de gases de efecto invernadero. «No sólo se trata de preparar la agricultura para adaptarse al cambio climático o reducir sus efectos, sino directamente de combatirlo», remarca Martínez-Eixarch.
  
 

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta