Icono del sitio A en verde – Medio de información de agricultura

Cooperativas: construyendo un mundo mejor

cooperativismo

Un año más las cooperativas conmemoran en los primeros días de julio el Día Internacional del Cooperativismo, cuyo lema este año, Las cooperativas construyen un mundo mejor, condensa su esencia y su meta.

Francisco Bretones, socio fundador de CASI, se agarró a un pico para hacer los cimientos de la primera nave de la cooperativa en Los Partidores allá por los años 60. Juan Moya, joven agricultor de Natursur ha tomado el relevo de su padre, fundador de CASUR, y le han seguido sus hermanos.

Sus testimonios -que aparecen en el número de AenVerde de este mes- son ejemplos del alfa y omega del cooperativismo; es decir, con todo el bagaje de la experiencia de los pioneros cooperativistas saber afrontar el futuro con un necesario relevo generacional.

Sin embargo, las cifras son menos optimistas que los deseos. En el caso del sector agropecuario, y según los datos del último censo agrario, sólo el 4 % de los agricultores y ganaderos tiene menos de 34 años, por debajo de 45 años solo hay un 15 % mientras que por encima de 65 años está aún trabajando un 41 % del conjunto de los profesionales del sector.

De ahí que Cooperativas Agro-alimentarias, tanto desde las diferentes federaciones como a nivel nacional, haya constituido un grupo de trabajo de jóvenes agricultores y ganaderos para tratar de revertir una tendencia preocupante.

Acciones

Para ello se ha comenzado a crear una red de intercambio y sinergias entre el colectivo de jóvenes y emprender acciones para que las cooperativas se adapten a las necesidades de los socios del futuro y mejorar el relevo generacional.

Entre ellas, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía tiene prevista la celebración de un campus en la última semana de septiembre (el lugar está aún por determinar) en la que participarán jóvenes cooperativistas de toda la región para una puesta en común de los problemas y retos que plantea el relevo generacional. Además, se prevén encuentros provinciales a los que acudirán jóvenes cooperativistas para debatir sobre este tema en cada uno de sus ámbitos más locales.

Por otro lado, y a nivel nacional, Cooperativas Agro-alimentarias prevé seminarios web entre los jóvenes cooperativistas de toda España para presentar las estancias formativas en explotaciones modelo de acogida, Programa Cultiva 2022 del Ministerio de Agricultura, y un encuentro presencial de jóvenes cooperativistas, previsto para octubre o noviembre, donde poder trabajar las preocupaciones y necesidades que tienen, y reforzar la generación de ideas y acciones en toda la red de jóvenes cooperativitas a nivel estatal.

Más de un millón de familias

En España existen 3.669 cooperativas agroalimentarias ubicadas principalmente en las áreas rurales, con más de 1 millón de familias socias y que generan 120.000 empleos directos. Las cooperativas favorecen que los productores, especialmente los pequeños y medianos, puedan continuar con su actividad agraria, desarrollan nuevas actividades económicas, fomentan la bioeconomía y fijan población.

Se trata de una realidad de la que forman parte las 63 cooperativas agroalimentarias de la provincia de Almería y que representan el 62% de la producción y venta de la producción hortofrutícola.

Un claro ejemplo de ello han sido los cultivos de invernadero, que han estado acompañados prácticamente desde sus orígenes por empresas de tipo asociativo o cooperativo (sociedades cooperativas y sociedades agrarias de transformación, SAT), conformadas por pequeños productores y unidades familiares con una media actual de 2,5 hectáreas.

Tal y como expresaba el informe Contribuciones económicas, sociales y medioambientales del cultivo de invernadero, elaborado por la Cátedra COEXPHAL-UAL para Hortiespaña, las sociedades de tipo cooperativo se consideran el mecanismo más adecuado para garantizar la estabilidad del sector ya que agrupan los recursos de sus asociados, “mejorando su posición dentro de la cadena de suministro, y facilitando el acceso a la financiación y la tecnología”.

Este sector productivo basado en explotaciones familiares ha sido y es fundamental para mantener la viabilidad económica de las comunidades locales, a la vez que favorece el emprendimiento empresarial, el capital social y la igualdad; y en su conjunto aumenta la responsabilidad de mantener los recursos básicos como el agua o la tierra, y, por tanto, contribuir a conservar el entorno ambiental.

Y precisamente esa es la realidad que desde la Alianza Cooperativa Internacional (ACI) quieren destacar en este día internacional: que el cooperativismo de todo el mundo muestre un modelo de negocio centrado en las personas, y cómo las cooperativas demuestran ser más resilientes en tiempos de crisis que otras empresas.

Además, fomentan la participación económica, luchan contra la degradación del medioambiente, generan empleos de calidad, contribuyen a la seguridad alimentaria, mantienen el capital financiero en las comunidades locales, construyen cadenas de valor éticas y, al mejorar la seguridad y la situación material de la población, contribuyen a la paz social.

Por todo ello, el relevo generacional es vital para mantener y abanderar en el futuro una realidad tan tangible y necesaria como la que representa el mundo cooperativo.

 

Salir de la versión móvil